miércoles, 16 de septiembre de 2009

COMO SE TRATA...


¿COMO SE TRATA LA NEUMONIA BACTERIANA?

La neumonía bacteriana se trata con medicamentos que se llaman antibióticos. Típicamente, existen tres clases o grupos de antibióticos que los proveedores de salud utilizan para tratar la neumonía bacteriana:

Beta-lacta masas:

Los medicamentos que se recomiendan dentro de esta categoría incluyen amoxicilin (Amoxil), amoxicillin-clavulanate (Augmentin), cefpodoxime (Vantin), y cefuroxime (Ceftin).

Macrólidos:

Los dos macrólidos preferidos son clarithromycin (Biaxin) y azithromycin (Zithromax). Se cree que los macrólidos tratan eficazmente a un gran número de bacterias que se sabe causan infecciones respiratorias y neumonía.

Tetraciclinas: Los medicamentos recomendados en esta clase son doxycycline (Bracea, Monodox).

Fluoroquinolonas:

Los medicamentos recomendados de esta clase incluyen levofloxacin (Levaquin), moxifloxacin (Avelox) o gatifloxacin (Tequin).

Se recomienda la combinación de antibióticos: los preferidos son una beta-lacta masa con un macrólido. En lugar de doxycycline se puede usar un macrólido. Para las personas que son alérgicas a la penicilina o que han usado un beta-lacta masa dentro de los tres meses previos, se puede usar una fluoroquinolona. En raras ocasiones, la neumonía puede ser causada por cepas bacterianas poco comunes. En las personas en las que se sospecha que tengan una infección con Pseudónima a eruginosa, se prefiere usar una combinación diferente de medicamentos. De las beta-lactamasas, se recomienda usar peracillin-tazobactam (Zosyn), cefepime, imipenem o meropenem, en combinación con ciprofloxacin (Cipro) o levofloxacin (Levaquin).

Cuando se sospecha que la causa de la neumonía es Staphylococcus aureus (MRSA), resistente a la meticilina, los expertos recomiendan agregar vancomycin, en combinación con clindamycin (Cleocin) o con linezolid (Zyvox), a la terapia antibiótica regular.

A veces, la neumonía requiere el tratamiento en un hospital, en donde se pueden administrar oxígeno y otros medicamentos para asegurar la eficacia del tratamiento y lograr que el paciente esté más cómodo.

Generalmente, los pacientes comienzan a sentirse mejor dentro de los dos a tres días después de comenzar el tratamiento. Sin embargo, es necesario completar totalmente el curso del tratamiento, para asegurarse que la infección esté controlada y para prevenir que la infección se vuelva en resistente al medicamento que se está utilizando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada